La inteligencia artificial (IA) representa el futuro de la industria financiera. Ayuda a las personas y empresas a tomar decisiones más inteligentes a un ritmo muy rápido. Asimismo, facilita los procesos financieros y brinda soluciones más rápidas y mucho más eficientes, reduciendo gastos y evitando los errores humanos.

Tradicionalmente la industria financiera ha sido uno de los sectores más tardíos en la adopción de las nuevas tecnologías. Esto se debe, en gran parte, a la naturaleza altamente sensible de los datos que gestionan y a una fuerte regulación de la industria. A pesar de ello, en los últimos años, tecnologías como la Inteligencia Artificial o el análisis avanzado están ganando cada vez más peso en diversas unidades de negocio como la banca corporativa. 

La importancia de estas nuevas tecnologías cobra aún más relevancia si la ponemos en relación con la gestión de la información, lo que abre infinidad de oportunidades de obtener el máximo rendimiento del valor clave de una organización financiera como es su información de negocio.

Programa aquí una llamada

A pesar de que la IA brinda múltiples oportunidades al sector, existen cinco áreas clave en las que esta tecnología puede ser diferencial para reducir los costes, mitigar los riesgos, maximizar los ingresos, mejorar la experiencia del cliente y, en definitiva, ser más eficiente.

Gestión de riesgos
La inteligencia artificial se basa en el aprendizaje automático, que reduce las posibilidades de error y analiza vastos volúmenes de datos. Esta enorme capacidad de procesamiento permite manejar vastas cantidades de información en poco tiempo. Los algoritmos analizan el historial de casos de riesgo e identifican signos tempranos de posibles problemas futuros. Las predicciones precisas y los pronósticos detallados que proporciona se basan en múltiples variables y son vitales para la planificación empresarial.

Calificación o solvencia crediticia
El credit scoring logra una mayor precisión, automatización y rapidez gracias a la inteligencia artificial. Esta proporciona una evaluación más rápida y precisa de un posible solicitante de crédito, a un costo menor. Ello lleva a una decisión mejor informada y respaldada por datos. La calificación crediticia proporcionada por la IA se basa en reglas más complejas y sofisticadas en comparación con las utilizadas en los sistemas tradicionales de credit scoring. 

Detección de fraude
La IA es especialmente eficaz para prevenir el fraude con tarjetas de crédito, que ha crecido exponencialmente en los últimos años debido al aumento del comercio electrónico y las transacciones en línea. Los sistemas de detección de fraude analizan el comportamiento, la ubicación y los hábitos de compra de los clientes y activan un mecanismo de seguridad cuando algo parece fuera de orden y contradice el patrón de gasto establecido.

Los bancos también emplean inteligencia artificial para revelar y prevenir otro tipo de delito financiero latente: el lavado de dinero. Los sistemas de IA reconocen las actividades sospechosas y ayudan a reducir los costos de investigar los supuestos esquemas de lavado de dinero.

Banca personalizada
En el sector bancario, la IA alimenta a los chatbots, que brindan a los clientes soluciones integrales de autoayuda mientras reducen la carga de trabajo del call center. Los asistentes virtuales controlados por voz impulsados por tecnología inteligente, como la Alexa de Amazon, también están ganando terreno rápidamente, lo que no es una sorpresa: al contar con una función de autoeducación, se vuelven más inteligentes cada día. Ambas herramientas pueden verificar saldos, programar pagos, buscar actividades de cuenta y más.

Automatización Robótica de Procesos
La Automatización Robótica de Procesos (RPA) favorece la automatización de procesos, lo que permite ahorrar costes y evitar errores. La RPA es realmente útil en funciones como la recopilación de datos para la autenticación del cliente o solicitudes de información sobre nuevos productos. De esta forma, el sistema puede ayudar al cliente de una forma más rápida y efectiva, mejorando la relación con el usuario.

Las organizaciones deben entender la IA como una inversión a largo plazo para reducir costos y mantenerse actualizadas. Esta nueva tecnología no solo cambiará la forma en la que se llevan a cabo los negocios, sino también todo tipo de actividades no comerciales. Las organizaciones generan un volumen cada vez más ingente de información, y las empresas financieras no son una excepción.

Gracias a tecnologías como la Inteligencia Artificial y las soluciones de gestión de la información, éstas pueden mejorar su productividad, maximizar sus ingresos y, en consecuencia, mejorar su competitividad en el mercado.

 

Si quieres más información no dudes en contactarnos.
Además, suscríbete a nuestro blog para obtener más tips para aumentar tus ventas este año Inbound Marketing Guatemala ya es una opción, ¡entérate qué significa esto! No te quedes atrás.

Programa aquí una asesoría digital para tu negocio