Ahora que haz llegado a esta etapa, luego de optimizar tu sitio web y asegurándote de que se vea bien en cualquier dispositivo, es hora de que saques al escritor que hay en ti y estaba esperando este momento para ayudar a los clientes a resolver sus necesidades.

El contenido textual será el combustible para tu negocio y te ayudará en la estrategia de marketing para atraer a más personas para que visiten tu blog, siempre que lo que escribas sea de valor y esté bien definido. Recuerda, el contenido es el rey.


Los blogs -también conocidos como bitácoras- sirven para compartir información en términos sencillos y claros para que cualquier persona comprenda lo que escribes y regrese por más.

Además, tu blog servirá para que cualquier persona en Internet encuentre la información educativa sobre tus productos y servicios. Piensa que entre más personas te lean, mayor será el tráfico de Internet hacia tu sitio web y las oportunidades para el negocio aumentarán.

Ten presente que escribir implica que pongas mucho dinamismo; entre más frecuente lo hagas, los buscadores de Internet -como Google, Yahoo y Bing- irán mejorando tu presencia cibernética hasta alcanzar los principales lugares en los resultados de búsqueda de las búsquedas directas o las relacionadas con tu negocio.

Cuando escribas, ponte el sombrero del consumidor y deja a un lado el de emprendedor o propietario. Piensa qué y cómo esperas encontrar o recibir un artículo informativo para que despierte tu interés y atraiga la atención. El gran objetivo es que tu blog sea una vitrina de valor y no escaparate bonito con contenido promocional.

Piensa en las palabras que usarás, evita los tecnicismos y la jerga del negocio para que te entienda desde alguien de tu familia hasta el empresario más importante. No pierdas de vista que las personas hablan de forma familiar; el lenguaje estándar resérvalo para los espacios formales.

El siguiente blog "Los smartphones también podrán ser escáneres 3D" habla sobre la tecnología y evita los tecnicismos y la jerga del negocio; trata de hablar simple para que todas las personas lo entiendan.  

La mayoría de los contenidos enfócalos en educar a los clientes sobre las utilidades de tus servicios o productos y no en ellos específicamente, ya que de otra forma tu audiencia recibirá más de lo mismo.

Una forma exitosa en tu etapa como bloguero es responderte las 10 preguntas más frecuentes que puedas hacerte para prospectar nuevos clientes. Haz el ejercicio contigo para que no tengas dudas. Este proceso deberás hacerlo una vez a la semana durante al menos dos meses y medio para ser consistente.

Recuerda usar el corrector de ortografía para que la publicación sea impecable y evites la crítica pública por usar términos incorrectos.

Hoy es más accesible consultar el tráfico web en tu propio sitio, es decir, quiénes te visitan y lo que comentan. Tras el periodo anterior analiza los datos para ver cómo estás evolucionando. Puedes hacerlo a diario pero reserva un tiempo para que no caigas en ansiedad.

Así es que despeja la mente, acompáñate de un buen café y pon los dedos a trabajar para que le digas a las personas por qué tus servicios son la opción que deben considerar para sus necesidades. 

New Call-to-action