“Cosecharás siempre muchas ventas según las satisfacciones que hayas aprendido a sembrar en cada uno de tus prospectos.” Martín E. Heller.


Sin duda este es un consejo que hay que tomar en cuenta, en especial si viene de alguien tan reconocido como el CEO y fundador de la consultora internacional Heller Consultant.

Los clientes de hoy en día están más ocupados que nunca. Por esto mismo es que es más difícil para los vendedores conectarse con ellos.

¿Por qué?

Porque siguen utilizando las estrategias tradicionales de venta… métodos que claramente no funcionan porque el cliente ya no es el mismo de hace 20 años, por esto, éstas no lo satisfacen como antes.

Los clientes de hoy en día están cada vez más ocupados… la mayoría de personas lee noticias mientras trabaja, habla por teléfono mientras crea reportes, etc. Cada día hacemos más de una cosa a la vez. Por esto mismo se dice que actualmente las llamadas de venta duran solamente de 30 a 40 segundos.

¿Cómo lograré vender en tan poco tiempo? No entres en pánico. Aquí te muestro 3 consejos para mejorar la primera llamada:

1. Aprovecha tu tiempo

Busca que tu primera llamada no sea prolongada y busca un tema que le ofrezca el valor necesario como para crearle el interés para saber más de tu compañía.

Durante esta llamada incluye una pregunta que te permita prolongar la conversación unos minutos y aprovechar ese tiempo para calendarizar una próxima reunión.

2. Céntrate en ellos

Todos los vendedores quieren ofrecer las ventajas de su producto/servicio desde un inicio. Las mejores conversaciones empiezan poniendo atención a las necesidades e intereses de tu prospecto. A ellos les gusta sentir que son el centro de interés de la conversación.

Si el prospecto percibe tu guión de ventas lo perderás. hoy en día ya no les gusta que primero les hables del producto. Trata de sonar natural y personalizar cada conversación de acuerdo a los intereses de tu prospecto. Te garantizo el éxito.

3. Sé curioso

La curiosidad triunfa en las llamadas.

¿Cómo así? Supongamos que el vendedor actúa como un estudiante, preguntando y queriendo saber más, en ese caso, el comprador asumirá el rol de profesor y sentirá que es valioso, pues aporta a la venta.

Sin embargo, si el vendedor actúa como un experto solo lanzando la información, el cliente sentirá que no tiene nada que contribuir.

Si no hay contribución, no hay atención y por ende, no hay venta.

Recuerda, si mantienes tu seguridad junto con tu curiosidad, te garantizo la atención del cliente.

New Call-to-action